La importancia de elegir el vestido perfecto - Boutique María Jesús
17686
post-template-default,single,single-post,postid-17686,single-format-gallery,cookies-not-set,woocommerce-demo-store,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-3,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

21 Nov La importancia de elegir el vestido perfecto

¿Sabrías identificar el momento más especial de la comunión de tus hijos? Esta es una cuestión difícil, ya que es un día repleto de momentos especiales para el recuerdo. Aunque esto sea cierto, Ana, la mamá de Irene, una de nuestras comulgantes, lo tiene claro. Para ella y para los abuelos de la niña el recuerdo más especial fue aquel en el que decidieron “El vestido” perfecto.

Y es que, elegir el vestido idóneo para la comunión es una decisión muy importante. Por un lado, el comulgante debe sentirse cómodo con él, y por otro, el traje debe transmitir ese sentimiento tan necesario para ese día. Se podría decir que, el vestido es el segundo protagonista del día y el responsable de hacer deslumbrar a tu hijo en su comunión.

En el caso de la comulgante de la que os hablamos hoy, Irene, lo tuvo claro desde el primer momento en el que se vio con él. Para el día de su comunión tanto la niña como la familia eligieron un vestido en tul bordado y brocado, de Angel Schlesser. Para combinarlo, eligieron zapatos a juego con una corona personalizada y hecha a mano. Además, seleccionaron una pequeña enagua para dar volumen a la vaporosa y ligera tela del vestido, rica en detalles en la zona de la cintura.

Su hermana, Valeria, también eligió el vestido en Boutique María Jesús. En este caso, el elegido fue un vestido de tul bordado en nude y complementos a juego. Para ella, en vez de una corona, optaron por un pasador también hecho a mano y unos zapatos nude al tono del vestido. ¡Las dos estaban preciosas!

Esta belleza fue recogida en las fotografías de la profesional Elena cebollada. Además, las niñas también se hicieron fantásticas fotografías en la plaza del Pilar y en el precioso Hotel Castillo Bonavia, donde se realizó la comida.

Para los padres de las niñas, José Luís y Ana, los momentos más emotivos fueron los familiares. Entre ellos destacan especialmente dos, en el que entraron en la iglesia y toda la familia estaba esperando y en el que todos reunidos compartieron el aperitivo en los jardines del Bonavia.

También, como no podía ser de otra forma, las dos hermanas sabrían elegir sus recuerdos más emocionantes. Para Irene y los niños en general, fue el momento de la tarta en el que hicieron una divertida coreografía que habían ensayado con anterioridad. Mientras, Valeria, recuerda con especial cariño el momento de juegos dirigidos de Harry Potter en los que participaron todos los primos.

Y para ti, ¿cuáles fueron los momentos más especiales?

 

Sin comentarios

0

Tu carrito